Esas canciones que no puedo oir (XXIII)

Hacía mucho que no escribía en el blog.

Al revés

Hace mucho, muchísimo tiempo que no escribo nada aquí. Soy muy de quejarme y antes tenía tiempo para pensar qué iba a escribir y cuándo pero ahora no tengo tiempo y sí Twitter, lo suelto allí (si procede) y a volar.

Hoy ha sido un lunes que estaba yendo bien hasta que en una carretera de montaña me he encontrado primero a un coche que venía en sentido contrario en mi carril y, un kilómetro mas tarde en la misma carretera, un camión que se venía comiendo una curva. Ha sido hará unas dos horas pero sigo pensando en ello porque, a pesar de haberme tirado a la cuneta, ni he roto el coche del trabajo ni me he matado.

¿Que a qué viene todo esto? Pues a absolutamente nada, como el resto de este blog desde sus inicios, pero me daba un poco de vergüenza enchufar la canción sin escribir nada. Porque yo solía poner canciones en este blog, y desde la última que puse una han pasado muchas cosas, como por ejemplo que me caso. Pero de eso ya hablaremos, que todavía quedan dos meses.


¡Ah! La canción no tiene nada que ver con mi vida, si exceptuamos que lo hago todo al revés.