Y luego es culpa de la piratería

Acabo de venir del cine. La verdad es que no se muy bien cómo plantear esta entrada porque ha habido demasiadas cosas que me han enfadado desde las siete y media de la tarde. Voy a tratar de exponer hechos e incluso me voy a aventurar a sacar conclusiones.

Como ya he contado por Twitter, dos entradas nos han costado 16,40€, y una botella de Coca-Cola y otra de Nestea (de 50 cl cada una), un paquete de gusanitos y 200 gramos de gominolas han costado 16,36€. Solo me he quedado con el precio de cada botellín porque no he querido mirar el resto, pero 3,90€ por 50 cl de refresco me parece que sale muy bien para el empresario, que la chica que nos ha atendido tampoco tenía mucha cara de cobrar bien.

Hemos ido a ver Exorcismo en Georgia. Sí, se lo que estás pensando, pero no la he elegido yo, a mi me es muy difícil elegir una película en un momento en el que solo se lleva ficción, superhéroes y efectos digitales en 3D. Pero vuelvo al título EXORCISMO en Georgia. Lees ese título y ¿qué esperas ver? ¿Una película en la que hay un exorcismo? Parece ser que el que puso ese título no pensaba igual que yo porque no hay lo que tradicionalmente entendemos por exorcismo en toda la película. Exorcismo en Georgia va de una familia que se muda a una casa y su hija habla con seres que la madre también puede ver pero no quiere y por eso se medica. El problema es que según Wikipedia un exorcismo es "la acción sobrenatural de expulsión, realizada contra una fuerza maligna, utilizando un método religioso para expulsar, sacar o apartar a dicho ente de la persona u objeto que se encuentra poseído por la entidad maligna", que es la idea que todos tenemos de un exorcismo, la idea que nos han dado las películas. Sin embargo, según la RAE significa "conjuro contra el espíritu maligno", y aquí la película puede encajar.

He buscado en internet y Filmaffinity dice que el título original es The Haunting in Connecticut 2: Ghosts of Georgia, que traducido significa El embrujo en Connecticut 2: Fantasmas de Georgia, que está mucho mas ajustado a la realidad. Pero espera, ¿he dicho 2? ¿Esto es una segunda parte de algo? Pues sí, porque The Haunting in Connecticut es una película de 2009 que parece que utilizó parecido argumento y que, según dice Wikipedia, se tradujo para España como Exorcismo en Connecticut, ¡vaya!

Con el asunto del título me he ido del tema. El cine ha costado 8,20€ por entrada (y por lo que me cuentan es barato) y aún así hemos tenido que tragarnos mas de 10 minutos de anuncios y trailers. He visto mas anuncios en el cine que en muchos cortes publicitarios de la televisión.

Hemos estado nueve personas en la sala. Hemos sido muy pocos, aunque entiendo que quizá un domingo, sesión de 20:15, 18 de agosto y con las fiestas de Bilbao rodando no sea significativo, pero las anteriores veces que he estado en el cine tampoco es que hubiera un llenazo en la sala.

Después de todo esto, si las entradas son caras, el picoteo mucho mas, las películas están mal traducidas y no son precisamente interesantes (en serio Disney, ¿aviones?, os habréis quedado calvos detrás de las orejas...), ¿por qué vamos a seguir yendo al cine? ¿qué tiene de atractivo?


Etiquetas: , , |

Nadie lo ha querido comentar

Publicar un comentario