Y estos son mis veranos

El año pasado por estas fechas me despertaba su perro o su radio, este año me despierta ella. Sí, hablo de mis vecinos... otra vez...

No sabéis lo que es despertarse porque alguien al otro lado de la pared está en bucle gritando "qué bonito es, qué bonito es, qué bonito es, qué bonito es", o "qué guapo eres, hijo de puta", frase que sigo pensando que adecuada no es para decírsela a un crío de un año.
Me lleva ocurriendo unos días, y es bastante "gracioso" porque se pone a pegar gritos al filo de las 9 de la mañana y deja de hacerlo unos diez minutos después, y yo me quedo en la cama sumido en el silencio pero completamente desvelado.

Están haciendo obras al lado de casa, van a tirar un edificio y no oigo a los obreros, pero creo que empiezan a currar a las 8 de la mañana. Sirva a modo de comparación.

En cualquier caso, me gustaría saber por qué este niño ha pasado este año mas tiempo con la abuela que con sus padres, pero eso es otra guerra...

Nadie lo ha querido comentar

Publicar un comentario