Aquí también hay crisol suburbano

Lo de los juegos Java de DoN no era nada comparado con lo de hoy. Para el que no sepa cómo es el metro de Bilbao que se mire esta foto, habrá continuas referencias, al igual que a las estaciones.

Esto ha ocurrido esta tarde yendo a la universidad. Entro en el vagón en Areeta, delante de mi entran dos chavales de unos doce años y se sientan en los asientos abatibles (justo detrás de los asientos rojos de la foto, justo al lado de la puerta), yo me quedo apoyado en la puerta, dejo el maletín del portátil en el suelo y me pongo a leer Twitter en el móvil.

Los chavales comentan cosas: "yo uno vez me bajé en Erandio". Seguro que ya eres mayor. Se bajan en Leioa, así que quedamos en la "plataforma" dos personas. Yo me apoyo en los asientos abatibles y sigo a mi rollo.

En Astrabudua entra una señora (que ya tendría su edad), parecía síndrome de down o similar, con gafas "de culo de vaso" y audífono. Va bien vestida, quiero decir que no llama la atención ni se podría decir que es "rara". El vagón está semivacío y puede sentarse donde sea pero elige quedarse apoyada en la puerta, justo a mi lado. Como llueve y Astrabudua es una parada descubierta la señora ha entrado con el paraguas en la mano, es de estos plegables y solo lo ha cerrado, no recogido, y lo mantiene en el sobaco.
Yo sigo con mi móvil y en esto que la señora mete la cabeza entre el móvil y mis ojos y me mira la pantalla. Acto reflejo: retirar el móvil, y la señora se pone a mirar por la ventana como si tal cosa. Flipo pero vale... Guardo el móvil, cojo el periódico y el boli y me pongo a hacer el sudoku.

Cuando estoy poniendo numeritos va la señora y suelta un grito mas o menos así pero a mas volumen. Sigo a mi sudoku, pero con la sensación de que el viaje no va a ser normal, que esto no va a quedar así.

Y no. Yo no me había dado cuenta hasta ese momento pero la señora estaba haciendo un ruido extraño, chirriando los dientes, pero a lo bestia, de quedarse sin dientes en breve. Sin mas, el sonido es molesto pero yo sudoku.

Llegamos a Erandio (si, demasiada acción en poco trayecto) y se monta bastante gente. A mi derecha se sienta en el asiento abatible una señora, así que quedo encajonado entre la pared, el asiento de la señora y la de los gritos, que la tengo delante.
Durante los próximos minutos mira mi sudoku como había mirado antes el móvil, pero me la sopla, yo sigo a lo mio.

Pasamos Lutxana y al entrar en el túnel de San Inazio vuelve a gritar pero con mas fuerza y esta vez mas largo. Obviamente la gente nos mira, que yo voy al lado. Estoy rojo como un tomate porque la situación es cuanto menos extraña.
El tren para en San Inazio, las puertas se abren, la señora se dobla por la mitad y se pone a pegar golpes con el dedo en el asiento de la señora de mi derecha mientras masculla no se qué, la señora mira con cara de no entender nada, en esto que se semilevanta, me coge del bolsillo del vaquero y me lo empieza a zarandear mientras grita.

Mi cara tenía que ser un auténtico poema, nos miraba todo el mundo y yo estaba acojonadito, porque no sabía en qué iba a acabar esto. Ha sido algo que no habrá durado mas de cinco segundos, pero han sido intensos. He cogido el maletín del portátil y me he sentado en el primer asiento rojo que he pillado, la he dejado ahí gritando, poco después se ha callado. Obviamente la gente no entendía nada, pero es que yo tampoco podía explicar mucho.

En las dos estaciones siguientes he sido incapaz de poner un solo número en el sudoku. Cuando me he ido a bajar del vagón lo he hecho por una puerta que no era en la que estaba ella, a pesar de que me pillaba mas cerca de mi salida. Casualidad, ella ha salido en la misma estación, ha pegado unas eses por el andén y se ha puesto a mirar dentro de una papelera, momento que he aprovechado para escapar por las escaleras.

Se que la historia pierde así contada pero es que no había otra forma. Como alguno llegará al blog por alguna búsqueda en Google ya digo que no tengo nada en contra de la gente con síndrome de down, en esta entrada he descrito lo que me ha ocurrido esta tarde, nada mas.


Etiquetas: , , |

3 han comentado algo

  1. Haas escribió:

    Voy a poner algo que ayudará a que más gente venga a esta pagina a leer tu historia. Si quieres puedes borrar este comentario.

    Abuelas rusas borrachas follando.

  2. jurrus escribió:

    Ya sabes que aqui no se borra nada.

    Las ultimas depravaciones eran abuelas follando borrachas con drogadictas o asi.

    Ya se que este mes no he hecho esta seccion pero he andado muy pillado de tiempo y con el cambio de url no habia mucho material.

  3. Palaces P escribió:

    Los tarados deben tener cierta atraccion por el subsuelo, lo cual explicaria su proliferacion brutal en el metro, y su acumulacion bajo los puentes...

Publicar un comentario